lunes, 8 de noviembre de 2010

Y aunque alguien me advirtió, núnca dije que no.
Y ahora tengo que esconder las heridas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada